Consejos para el paciente con dermatitis atópica

El manejo exitoso de la dermatitis atópica requiere un enfoque integrado con cuidados de la piel, identificación y eliminación de factores disparadores o agravantes y el control antiinflamatorio:
 
- El cuidado de la piel está referido básicamente a la hidratación puesto que la sequedad cutánea está siempre presente en la dermatitis atópica. Se consigue aumentar el contenido de agua de la piel a través de baños de 15-20 minutos, utilizando jabones con una mínima actividad desgrasante y un pH cercano al de la piel. Los sustitutos de jabón cumplen con las exigencias de no alterar el pH y son los más indicados en estos pacientes. Las sustancias humectantes previenen la evaporación, deben ser aplicadas inmediatamente después del baño para garantizar su mejor absorción. 
- La uñas deben mantenerse cortas y limpias, para evitar en lo posible las lesiones de rascado y las sobreinfecciones de la piel. 
- La ropa de vestir debe ser preferiblemente de algodón o hilo.
- Es necesario la limpieza de las camas y colchones semanalmente con agua caliente, el cambio de almohadas deben ser frecuentes.
- También es aconsejable disminuir la humedad, debido a que los cambios de temperatura ejercen un efecto negativo en estos pacientes. Así como debe evitarse la exposición a temperaturas externas (tanto calor como frío).
- Es necesario que el paciente siga correctamente el tratamiento que se le haya prescrito.